Tres consejos de consultoría política local para terminar la legislatura

Para los consultores políticos este año también está siendo difícil, es cierto. Lo normal es que cada legislatura, cada dirigente, sea recordado por una o dos cosas como máximo a lo largo de toda su carrera, y a poner en valor esa gestión, o acción solemos dedicar gran parte de nuestro tiempo, pero por mucho que nuestros clientes hagan en estos cuatros años,  esta legislatura tanto a nivel local como regional o incluso estatal,  será recordada por la pandemia. Algo que ha roto los planes, y las estrategias y que ha reducido la acción política al especio de la táctica e incluso de la operativa.

Y la legislatura ya está mediada por lo que no queda más remedio que ponerse manos a la obra.

 Aunque probablemente no sea tiempo de obras y ladrillos, hay que hacer política, sobre todo política local de otra manera. Toca demostrar nuestra capacidad de atender las dificultades que este tiempo ha traído, con habilidades en la resolución de problemas inesperados, agilidad en la toma de decisiones, capacidades operativas  que demuestren que somos capaces de proponer soluciones rápidas a problemas que conocemos de manera incompleta.

Hasta ahora la pandemia nos ha hecho tener menos eventos multitudinarios, festejos y celebraciones en las que se mide la capacidad de gestión de los gobiernos locales y que sí que son competencia única de los ayuntamientos  y que sirven sobre todo para el refuerzo identitario la acción política. En su ausencia lo que toca es ser buenos comandantes sobre el terreno, salir de los cuarteles generales y pisar el barro del campo de batalla, estar al lado de los que cada día se baten en la refriega, liderar desde la cercanía.

Llevamos más de 20 años con consultores políticos y aunque nada más que sea porque así nos hemos ganado el sueldo vamos a dar tres consejos para enfrentar la parte descendente de la legislatura:

Agilidad en la toma de decisiones

No esperar a tener toda la información para decidir qué camino tomar o qué acción desarrollar. Mientras que nuestros rivales discuten, nosotros decidimos, así atendemos las necesidades de la ciudadanía que nos eligió y de paso nos hacemos con la agenda. Somos nosotros los que decidimos de qué se habla

Transparencia en la gestión

Cada paso que se dé, cada acción que se acometa, cada decisión que se tome debe ser contada y explicada con total transparencia. El riesgo de que se sepan todo lo que hacemos y por qué lo hacemos es mucho menor que el de que la ciudadanía nos vea como un contubernio que decide a escondidas lo que se hace y por qué se hace.

Cercanía en la acción política

Hace tiempo que la política no se hace en los despachos, pero cometer el error de hacer política como un funcionario que cada mañana va a a su oficina a tramitar expedientes, se acaba pagando. La ciudadanía quiere ver que sus dirigentes están a su lado, sufren con ellos , son como ellos y por tanto entienden sus frustraciones e incertidumbres, no se trata de ser uno más, sino de estar con todo su poder, con toda su liderazgo al lado de ellos. Si alguien tiene alguna duda de lo que contamos le recomiendo la escena de Gladiator en la que Máximo Décimo Meridio arenga a los legionarios en la batalla de Germania, antes de luchar codo con codo con ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir chat